¿Crees que lo que te sucede es que no tienes tiempo?

Actualizado: 21 de nov de 2019

Sinceramente, yo creo que no. Pero yo creo que esto sucede con todo, no sólo con las clases de canto o cualquier otra actividad. Pasa con cualquier cosa que tengamos que hacer que suponga una obligación y, lo más importante, que nos parezca tedioso de realizar. Realmente lo que te sucede es falta de interés o motivación real de alcanzar algún objetivo.

Cuando te ponen una excusa constante ante un petición tuya que solo requiera cinco minutos al día, tienes que saber interpretar esta frase: "Lo siento, Rubén, es que no tengo tiempo." 

Son muchísimos los alumnos que tengo a los que les cuesta seguir un ritmo de clases y asumir una dinámica de estudio regular o ciertas rutinas que debemos adquirir para poder entrenar nuestro instrumento y mantenerlo activo. Muchas veces me dicen que no tienen tiempo y yo les contesto que todos tenemos a lo largo del día al menos unos minutos para hacer algunos de los ejercicios de respiración o de vocalización, aprenderme la letra de la canción que estoy estudiando, revisar los tonos de esa otra canción que todavía no domino bien, de la misma manera que encontramos tiempo para escuchar la música que me gusta o mirar la canción que quiero trabajar en clase.

Por lo que a mí respecta, esta disculpa tan trivial se podría desbaratar en un suspiro, por ejemplo: Levántate un cuarto de hora antes, une tus nuevas rutinas a otras que hagas todos los días como ir al gimnasio o antes de ducharte... Verás que sí se puede y verás, además, cómo te acostumbras pronto a tus nuevas rutinas. Los resultados que obtendrás serán los que te motiven a seguir realizándolas porque, lamentándolo mucho, son muy pocos a los que les gusta ser disciplinado pero a todos les encanta los resultados que la disciplina ofrece.

Mi conclusión es que quizás el alumno no haya encontrado las razones suficientes o la motivación interna para dedicarse de pleno a su tarea de estudiar sea o no sea su vocación. Esto se debe, quizás, porque las motivaciones de algunas personas sean externas del tipo: mi padre quiere que lo haga; así ganaré mucho dinero; a mí lo que me interesa de verdad es ser famoso; creía que estudiar canto era otra cosa, que sería más fácil (esta última me sucede a menudo); etc...

En cualquier caso, sea cual sea la actividad que queramos emprender lo único que tenemos que hacer es eso, hacerla. Busca el momento adecuado (seguro que encuentras uno, porque todos lo tenemos), el lugar idóneo y ponte a ello. ¡No postergues tu estudio! Eso sólo traerá nuevas excusas para no hacerlo.

Por otro lado, te aconsejo que huyas de los que dicen de no tener tiempo, más que nada porque no es real, denotan una gran falta de compromiso, y lo que debemos buscar es contagiarnos de las ganas de evolucionar y de hacer cosas, no de buscar excusas y no lograr mis objetivos. Porque lo que no saben, de lo que no se dan cuenta, es que el resto no somos tontos y vemos su juego y, en vez de ganar puntos, no perciben que los pierden todos.

Si quieres hacer algo, hazlo. Si das tu palabra, cúmplela. Y si no quieres hacer nada, pues no lo hagas. Pero habrá que ser honesto consigo mismo si los resultados no llegan, o tardan demasiado en aparecer porque, ¿hay algo peor que engañarse a sí mismo? ¿Ganamos algo con autoengañarnos? Piensa en ello y luego me lo comentas.


39 vistas2 comentarios

Me puedes encontrar por aquí